Social


Revisa el Perfil de Diego en Wattpad

Biografía

Debo agradecer a Elsy, una de las buenas profesoras de mi carrera de publicidad por darme un lugar en donde encasillarme, ella dijo explicandole a una de mis compañeras que al parecer estaba teniendo problemas con alguna idea malforme —no todos servimos para todo, a ti claramente las ideas no te salen muy bien, pero por ejemplo aquel que ves allá es un típico creativo — con el rabillo del ojo vi como me señalaba, el color se subió un poco a la cara y pretendí que nada había pasado.

Pero si pasó, debido a estas palabras (y con un propósito dramático) tuve una regresión, me vi recibiendo cajas de plastilinas de mis padres a la edad de 5 años y modelando con excelente factura y a colores al pato Donald y a sus amigos, me vi aprendiendo a leer con el único objetivo de saber qué era lo que decía “El hombre araña” en las tiras cómicas al final del periódico, me vi leyendo todos los libros de comics de Asterix y Tintín de la biblioteca del colegio, al tiempo que hacía mis propios volúmenes de historietas sobre “Fercho y su perro Lupa” para nada en lo absoluto parecidas a las aventuras de Tintín y su perro Milú”…

Ejem.. retomando, recordé como imploré a mis padres que me sacaran de la terrible actividad física de recorrer una piscina sin ningún objetivo coherente y me inscribieran  mejor a cursos de inglés donde tuve otro punto de quiebre, la biblioteca del centro de inglés era lo máximo empezando por “Mad Magazine” (la revista que después me enteré era la gran influencia de los creadores de los Simpsons y otros ídolos), continuando por libros de cine, libros especiales de Garfield y toneladas de personajes más. Yo era un niño que leía mucho, me encantaban las historias de unos detectives de tres nacionalidades que creo que se llamaban el triángulo de plata (nunca volví a encontrar ni a saber de ellos),  leí Zoro de Jairo Aníbal Niño, (imaginen un Alicia en el país de las maravillas pero en el Amazonas) y mil cosas más. Pero llegó el cable y los videojuegos y se apoderaron de mi alma por muchos, muchos años, si bien siento que desarrollaron muchas más habilidades creativas dentro de mi también me volvieron perezoso.

IMG_8394

En la época universitaria decidí que tener un “Mad Magazine” a la colombiana sería un hit, y tuve razón. Creé “Zape Pelele” con los claros objetivos de divertirme y sacarle un dinerito a esa diversión, llegaron a bordo muchos colaboradores, algunos grandes amigos y otros no tanto.

Vino un punto de quiebre más. A uno de nuestros payasos colaboradores, le ofrecieron entrar a una nueva radio rockera que estaba por lanzarse haciendo “vocesitas” y no sabemos si por altruismo o por miedo nos ofreció el trabajo a todo Zape. Así fue como terminé haciendo muchísimas cápsulas radiales y bastantes años madrugando a hacer unos de los programas matutinos más divertidos de la radio de Medellín (Ah si, soy colombiano).

Al tiempo que me graduaba de publicidad Zape se consolidaba como colectivo de humor del que había salido mi alter ego más ácido “Vulgarcito”. En mi vida he creado historias de todo tipo, radionovelas, dibujos animados, comics y webtoons entre otros. Pero llegó el momento  en que crear historias con fines publicitarios me sofocó. Veía que mis “editores” eran gente que hacía galletas o abrían cuentas bancarias y opinaban sin ningún criterio lógico sobre cómo debería seguir MI historia.

En ese momento decidí abrir una válvula de presión de mi cerebro (Que siempre anda sobre revolucionado). Volví entonces al primer amor: La plastilina… Volví entonces al segundo amor: Los libros y metí en mi coctelera mental todas las disciplinas que fui aprendiendo con los años, de esa manera estoy bastante seguro de tener un estilo literario lleno de sorpresas, acción y giros inesperados.

Mi primera novela “Sangre de jaguar” pretende lograr con mis lectores lo que lograba en mí leer “La isla misteriosa” de Julio Verne, (un señor que nada más ha sido catalogado el padre de la ciencia ficción) pretende meterlos en mundos frenéticos y llenos de fantasía que les hagan unirse a mi en la liberación de presión del día a día. “Sangre de jaguar” es una historia que tiene como centro los chamanes, esos mágicos personajes que existen en la mayoría de las culturas, que poseen la habilidad de transmutar su cuerpo a criaturas sobrehumanas, centrando la historia en Marco; un joven que descubre

después de muchos años que él es el heredero del manto del “Chamán Jaguar”, se juntan aquí muchas influencias como Zoro, el increíble arte e imaginación de los indígenas amazónicos y la cantidad de películas y series que he consumido en mi vida. No supe si esta creación sería un comic, un animado o una de las cientos de ideas que se quedarían refundidas en mi precario casillero mental, preferí desafiarme y escribir una obra literaria.

Luego de un par de fracasos sentimentales, estreses laborales y de un triunfo amoroso arrollador encontré la calma para escribirla en mi nueva vida feliz en Santiago de Chile.

En la sección “La Obra” están los primeros capítulos de esta nueva etapa de mi vida en la que me quedaré porque me da la absoluta libertad que siempre anhelé para hacer lo que me gusta:  Ser creativo.

Obra

Esta historia llena de acción comienza en época de posguerra y depresión en Ohio. Marco, un huérfano adolescente confundido y abusado, se entera que su origen proviene de las recónditas selvas del Amazonas y que además él es hijo del poderoso “Gran Chamán Jaguar” quien fuera uno de los líderes de un mundo oculto a ojos de los simples mortales.  Acompañado de Ángel, su única amiga (y tal vez su primer amor), emprende el peligroso camino a enfrentar su destino.

Se abre entonces un universo donde todo lo desconocido se explica a través de los cambiadores de formas. Donde los vampiros son murciélagos humanos, las quimeras, minotauros y otros seres considerados mitológicos existen y viven entre nosotros. ¿Tendrá Marco lo que se necesita para ocupar el manto de su legendario padre? ¿Y qué hará cuando sepa que posee unos enemigos con un poder indescriptible?

Contacto